15/4/08

Catoptromancia

El hombre está desesperado. Sentado en el suelo contempla con ojos enloquecidos los cientos de fragmentos a los que ha quedado reducido el espejo.

Ya cree sentir los primeros estragos y nota su piel más fláccida durante un momento, sólo un momento: sus músculos tomando carrerilla para tensarse con más fuerza. El tambor del corazón le martillea en los párpados con un ritmo disonante: ha perdido su armonía. Sus ojos se van poblando de sombras mientras una debilidad absoluta le impide moverse. Pero lo peor aún está por llegar.

Su respiración se acelera 20, 30, 40, 60...; el hombre comienza a temblar, no puede contener sus parpadeos, la boca se le llena de agua. También su cuerpo amenaza con licuarse bañado en su propio sudor. Las manos resbalan a los costados al tiempo que su mente se doblega un poco más al ver la peculiar postura que han adquirido: los pulgares se dirigen como un resorte hacia el centro de la palma y un batallón de hormigas sube de sus dedos a sus brazos aplastándole con su peso, clavándole al piso. Su cuerpo entero, gran sierpe, se mueve en ondulantes movimientos violentos.

Ahora comienza a sentir dolor en el pecho, y por entre las guedejas ardientes de su rostro ve sobre sí un Hefesto gigantesco presionándole el corazón con su colosal martillo. Es sospechosamente parecido a él y le mira con su gesto torcido, con su pierna colgante que ha marcado un surco profundo en la tierra batida del piso. Le sonríe avariciosamente.

El hombre, ya rendido, comprende: “¡Ahora sí! ¡Había llegado!”. ¡Su alma mutilada lo abandonaba por siete años!

5 comentarios:

Ego dijo...

El alma de vacaciones, ¿provoca sonrisas avariciosas? La tierra batida del piso, ¿pinta metáforas en la Capilla Sixtina? Y, si la mente se doblega, ¿qué es poesía?

Un beso

Thedarksunrise dijo...

Pero dicen que si luego tiras sal sobre tu hombro izquierdo, te convalidan el 40% de la mala suerte por simple apatía. Besisss

Arenas dijo...

Ego: Provoca deseos de apropiársela...

Dark: Claaro, pero cómo le dio un ataque de ansiedad tipo Sandra Bullock, pues no pudo el pobre. Además, creo que no le cogía a mano la cocina... :-))

Ed. Expunctor dijo...

Si es que es normal perder el alma al ver, por la impresión que produce, a un tipo tan feo como Hefesto...

Arenas dijo...

Ed., sin embargo se casó con Venus.
:-)