16/5/08

El agua de la vida


(2004)

4 comentarios:

Ed. Expunctor dijo...

Qué bueno, cualquiera pensaría en lo que está pasando realmente en ese mundo...

Thedarksunrise dijo...

Qué bueno el final! Realmente sorprendente, querida. Estoy segura de que los dioses del siglo XXI juegan a los Lemings con nosotros. Besisss

Duckland dijo...

Aquel mundo, el de la alquímia y la magia de las palabras, cuando antes valian lo que la vida de un hombre y no lo que ahora...
¿El agua de la vida? Es ahora un parque temático a las faldas del complejo en multipropiedad "Vistabella" de Marina D'Or.

Un placer, como siempre.

Arenas dijo...

Expunctor, realmente el personaje sólo ha fallado porque el jugador es poco experto en la materia... ;-)

Dark, estás en lo cierto...Como dijo Borges en Ajedrez:

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza./
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza/
de polvo y tiempo y sueño y agonías?

Sí, Duckland, ¿de qué valen, hoy, las palabras? Sin embargo, como también dijo Borges:
"Cuando se acerca el fin –escribió Cartaphilus- ya no quedan imágenes del recuerdo; sólo quedan palabras". Palabras, palabras desplazadas y mutiladas, palabras de otros, fue la pobre limosna que le dejaron las horas y los siglos".
Vaya, hoy la cosa va de Borges... Que conste que no ha sido premeditado.